Los casinos de Massachusetts pretenden controlar el mercado de las apuestas deportivas

PC y Encore piden que los licenciatarios actuales de los juegos tengan el poder de controlar las apuestas deportivas

Dos de cada tres casinos de Massachusetts están a favor de que las empresas que bombean millones de dólares y, que son influyentes en el mercado de los juegos de azar, deberían controlar las apuestas deportivas si los legisladores deciden legalizarlas.

Las apuestas deportivas fueron autorizadas por la Cámara de Representantes durante el proyecto ley de desarrollo económico. Sin embargo, el Senado no siguió su ejemplo, por lo tanto, esto significa que la decisión de si las apuestas deportivas serán legales o no dependerá ahora de un panel de tres representantes y tres senadores.
Una reunión del comité de conferencia ya ha iniciado negociaciones privadas para buscar un proyecto ley de desarrollo económico ajustado desde hace más de tres meses.

GullbrantsLos casinos que dependen de Penn National Gaming y Wynn Resorts, como Encore Boston Harbor y Plainridge Park Casino, han sugerido hace poco que los legisladores deberían permitir a cada uno de los tres titulares de licencias de juego ampliadas la posibilidad de hacer apuestas sobre eventos deportivos en persona y en línea. También ha dicho que se le debería permitir a cada uno de los titulares de licencias asociarse con hasta tres libros de apuestas en línea o móviles. Las empresas han señalado que trabajan constantemente para crear una «industria potente de juegos de azar» bien establecida en Massachusetts, pero se debilitaría si el estado concediera a los operadores en línea permiso para inundar el mercado. 


En una carta conjunta redactada por el presidente de Encore Boston Harbor, Brian Gullbrants (en la foto) y Lance George, el Director General de PC lo ha descrito:

«Quienes realizan inversiones reales en Massachusetts, asumen riesgos legítimos y generan gastos para prestar un servicio o beneficio en el Commonwealth deberían estar autorizados por esta legislación. Por el contrario, las ganancias automáticas para las empresas o los intereses que no asumen nuevos costes, riesgos u obligaciones como resultado de este tipo de expansión son perjudiciales para los intereses de la industria y aún más para el interés público general».

Ambas organizaciones han hecho grandes inversiones. Penn National ha invertido un total de 257 millones de dólares, de los cuales 250 millones de dólares se destinan al desarrollo de su salón de tragaperras en  Plainville, mientras que los otros 7 millones de dólares se han inyectado en proyectos de capital desde 2015. Además, Wynn Resorts ha invertido la friolera de 2,6 mil millones de dólares para construir el casino Everett.

Sin embargo, PPC y Encore han comunicado que se les debería dar la posibilidad de controlar las apuestas deportivas a los actuales licenciatarios de juegos. Las dos empresas ofrecieron su apoyo a la Comisión de Juegos de Azar, que tendría la facultad de otorgar una licencia adicional para las apuestas deportivas en línea, presumiblemente de DraftKings, con sede en Boston.

La propuesta redactada por la Cámara de Representantes indica que los casinos y los operadores en línea estarían autorizados a tomar apuestas. Sin embargo, durante una reunión celebrada a finales de julio en relación con el proyecto ley del desarrollo económico y la propuesta de apuestas deportivas de la Cámara de Representantes, al Senado no parecía interesarle las propuestas presentadas.

Los líderes del Senado excluyeron la legalización de las apuestas deportivas de su registro de proyectos ley de empleo y sugirieron que sería más apropiado tratarla por separado, pero no ofrecieron ninguna medida más.

PPC y Encore actúan con cautela, pero si los legisladores omiten las apuestas deportivas de la discusión en Massachusetts, otros estados continuarán legalizándolas y probablemente paralizarán los ingresos de los casinos de dicho estado.

«La expansión de las apuestas deportivas de los estados vecinos nos afecta en gran medida a la postura competitiva que tenemos en la industria del juego aquí en la Commonwealth y nos coloca en una desventaja clara: los empleos, ingresos y actividad económica de Massachusetts están en juego. Es imperativo que la expansión de las apuestas deportivas en la Commonwealth se haga de manera responsable, teniendo en cuenta el marco existente en los 22 estados que actualmente permiten las apuestas deportivas legalizadas».

George y Gullbrants ha señalado que «está empezando a surgir una industria potente de juegos de azar en Massachusetts. Como he mencionado anteriormente, su viabilidad se ve afectada por las ventajas competitivas de los estados vecinos. El interés público, los trabajos y los impuestos de nuestras instalaciones dependen de una regulación coherente».

Ya ha salido el 5º volumen de Block: 

Block es una publicación bianual que trata las últimas noticias del sector de la IA, blockchain, criptomonedas y tecnología emergente y cuenta con 5000 impresiones que se envían a las marcas líderes en todo el sector. Échale un vistazo a la última edición de Block aquí.

Related Posts

¿Juegos de azar en línea en Texas?

El estado de Texas se une al jefe de la Corporación Sands de Las Vegas en un intento de legalizar algunas formas de juego en línea Se cree que ...