Examen de la moneda digital emitida por el Banco Central como vehículo para la adopción generalizada de activos digitales

Palabras de Gabriel Zanko, Asesor Tecnológico, CEO de MobileyourLife (Banca de Inversión para Tecnología Profunda y Energía Renovable), CEO de Urano Capital (el futuro Fondo de Semillas para Tecnología Profunda), investigador y conferencista.

Resúmen

Con el aumento de la popularidad de los activos digitales en los últimos años, la existencia de monedas descentralizadas y multinacionales se está convirtiendo en un importante tema de debate para los bancos centrales, ya que su control y soberanía sobre sus respectivas economías podría necesitar un sistema de pagos regulados que se ajuste a las necesidades de una sociedad cada vez más globalizada. Una de las soluciones más debatidas en todo el mundo son las monedas digitales emitidas por los bancos centrales, que traen consigo temas delicados en cuanto a la legislación, la viabilidad y la seguridad de sus usuarios.


I. INTRODUCCIÓN


Desde que se mencionó por primera vez en 2009, los conceptos de cadena de bloqueo y criptocracia han dado lugar a varios avances y proyectos que han llamado la atención de las masas en la esfera de la tecnología. Desde los contratos inteligentes hasta las redes de comunicación descentralizadas, la idea de una forma distribuida y sin confianza de almacenamiento y transmisión de datos ha cambiado la opinión de un gran grupo de personas, no sólo en cuanto a la utilidad de estos modelos, sino también cuestionando si los actuales mecanismos centralizados están en vías de desaparición.

El punto más atractivo de la descentralización es la seguridad que se logra mediante la replicación de los datos en cada nodo de la red y los algoritmos de consenso definidos para que estos nodos decidan el verdadero estado de los datos, lo que protege completamente los datos de la manipulación exterior. Sin embargo, todavía existe una sensación de irónica falta de confianza en este mecanismo, que está fortificado por la más popular de las cadenas de bloqueo: Bitcoin. La volatilidad de la criptocracia es siempre el primer tema de conversación de los disuasivos de la cadena de bloques, especialmente desde el crack de 2018.


Para combatir este sentido de escepticismo, se han desarrollado varios usos alternativos de la cadena de bloques en
en los últimos años. El primer gran ejemplo son los stablecoins, que son criptodivisas cuyo valor está asociado o atado al de un activo o producto no digital.  Hoy en día tenemos ejemplos de stablecoins asociados a monedas fiduciarias (USDT, TUSD), a productos básicos como el oro (DGX) e incluso a algunos que compilan otros activos digitales (nUSD, CDP), y los nuevos usuarios se sienten más cómodos utilizando fichas con valores asociados a activos con los que están más familiarizados.

Sin embargo, la falta de rendición de cuentas que acompaña a los sistemas totalmente descentralizados sigue desalentando a los usuarios a entrar en el mercado. En una encuesta realizada por finder.com4 , descubrieron que la mayoría considera que no vale la pena ni es necesario hacer inversiones en un sistema en el que ninguna persona o institución puede ser considerada responsable de las acciones de los usuarios malintencionados o de los errores del sistema, a pesar de estar diseñado específicamente para evitar estos hechos.

Esto abrió la oportunidad de que surgiera un nuevo tipo de activo: Las monedas digitales emitidas por el Banco Central (CBDC), que representan un intento de llevar los beneficios de los activos digitales al sistema financiero tradicional y de llevar gradualmente a la sociedad más allá de la necesidad de la moneda fiduciaria. En el presente documento examinaremos el concepto de CBDC y su viabilidad, junto con las recientes propuestas del Uruguay y Suecia para su aplicación, y la importancia que pueden llegar a tener en los próximos años.

II. DESCRIPCCIÓN


Según el Instituto y la Facultad de Actuarios del Reino Unido, el CBDC se define como un conjunto de
activos digitales emitidos exclusivamente por los Bancos Centrales,
que:

  • Ofrecen un acceso más amplio que las reservas.
  • Tienen mayor funcionalidad potencial para las transacciones minoristas en comparación con el efectivo.
  • Tener una estructura operacional separada de otras monedas emitidas por el Banco Central.
  • Pueden devengar intereses, pagando a un tipo de interés diferente al de las reservas en condiciones realistas.

Much like the centrally issued money we use today; it is expected to be a form of central bank liability that can fulfill the purposes of both a mediuAl igual que el dinero emitido centralmente que usamos hoy en día; se espera que sea una forma de responsabilidad del banco central que pueda cumplir con los propósitos tanto de un medio de intercambio como de una forma de almacenar valor de manera segura. En la figura 2 se muestra un diagrama en el que se compara el CBDC con otras formas de moneda actualmente utilizadas, que no sólo muestra su versatilidad y utilidad, sino también el hecho de que tiene el potencial de ser diversificado para usos específicos en la venta al por mayor o con fines generales, en caso de que surja la necesidad de ello.


También se destaca que el uso generalizado del CBDC podría tener varios efectos en toda la
de un país, si están diseñados para ser un perfecto sustituto del dinero electrónico emitido por el sector privado:m of exchange and a way to store value in a safe manner. A diagram that compares CBDC to other forms of currently used currency is shown in Figure 2, which not only shows its versatility and usefulness, but also the fact that it has the potential to be diversified for specific uses in wholesale or general purposes, should the necessity for it arise.


They also highlight that the widespread use of CBDC could have several effects in the entire financial
landscape of a country, if they are designed to be a perfect substitute to privately issued e-money:

II.a.Las tasas de interés


Dada su facilidad de acceso, la falta de límites de tenencia y el hecho de que deberían devengar intereses, podrían llegar a convertirse en un instrumento para definir un tipo inferior a los del mercado monetario, lo que puede influir en la tenencia por parte de los inversores institucionales de otros activos líquidos y de bajo riesgo, como las facturas gubernamentales a corto plazo.

Sin embargo, dicen que los efectos generales del CBDC en la estructura de los tipos de interés podrían ser bastante difíciles de predecir. Un análisis realizado por el Banco del Canadá respalda esta afirmación con algunos escenarios. Por ejemplo, la tenencia de CBDC que devenga intereses podría ofrecer una mejor alternativa al efectivo para las personas que buscan evitar los tipos de interés negativos durante una recesión, pero también podrían hacer bajar los tipos de depósito ya que ofrecen una opción externa potencialmente más baja, lo que aumentaría la competencia.II.b. Security and privacy


Dependiendo de la jurisdicción, la emisión del CBDC podría requerir la aplicación de nuevas leyes contra el blanqueo de dinero (AML) y la lucha contra la financiación del terrorismo (CFT).

La aplicación de esas leyes puede ser un signo de falta de privacidad de la población, ya que esos controles
podría requerir una vigilancia centralizada de las transacciones para prevenir el fraude. Por supuesto, todo ello dependería de la tecnología utilizada por un determinado país para la emisión de su moneda, y esto puede variar de un país a otro.

Por otra parte, si se permiten por diseño las transacciones digitales anónimas, el sentimiento hacia el sistema mejoraría junto con su eficiencia, pero facilitaría a los usuarios evitar las medidas de seguridad y, en última instancia, generaría costos sociales.

III.c.Estabilidad financiera

Sin el riesgo comercial asociado a los bancos, el CBDC ofrece una alternativa más segura para las transacciones y
depósitos, ya que los bancos no están completamente respaldados por las reservas, ya que parte de sus servicios incluyen los préstamos. La prueba de ello son los rescates ofrecidos a las instituciones durante las corridas bancarias, como los que dio la Reserva Federal de los Estados Unidos durante la crisis de 2007-2009.


Dado que el CBDC es accesible directamente sin la intermediación de los bancos, puede representar un riesgo menor
para la población más conservadora, pero también puede traer grandes preocupaciones por la estabilidad de
los bancos comerciales y los que eligieron seguir usando sus servicios.

III.EJEMPLOS RECIENTES

A medida que el concepto se va generalizando, más países se plantean la posibilidad de aplicar eventualmente el CDB. Una encuesta realizada por el Banco de Pagos Internacionales mostró que de 63 bancos centrales (que representan el 80% de la población mundial y más del 90% de la producción económica mundial), más del 70% estaban realizando trabajos sobre el CBDC para 2018, y el 31% de ellos se centraban en emitirlo con fines generales, el 13% en la venta al por mayor y el 56% restante en ambos escenarios.

Uno de los países que ha mostrado mayor interés en su desarrollo, regulación y aplicación es Suecia. El Riksbank, el banco central de Suecia, publicó recientemente un examen económico centrado en la "corona electrónica", su propuesta de un CBDC.

En ese documento, establecen el papel de un banco central como "prestamista de última instancia", ya que puede ampliar la oferta de dinero emitido públicamente y proporcionar créditos a los bancos, lo que les permite satisfacer las carencias temporales de liquidez. Sin embargo, también destacan que los actuales sistemas monetarios y de pago podrían resultar menos útiles en un mundo en el que la globalización adquiere cada vez mayor relevancia.


A fin de asegurar la supervivencia de un mercado de pagos que pueda satisfacer las necesidades de toda la sociedad, al tiempo que se preparan para la eventual popularización de las estabulaciones internacionales y otros proyectos de las grandes empresas de tecnología, han considerado la posibilidad de emitir coronas electrónicas (e-krona) que, por su diseño, garantizan la privacidad de sus usuarios, lo que también permite su aplicación en el sector privado y la colaboración de las empresas internacionales para mejorar los pagos entre divisas. También explican cómo una moneda pública emitida centralmente puede ser útil a la sociedad para lograr la uniformidad (es decir, evitar los intermediarios comerciales) o cómo un CDB puede establecer un sistema más controlado que pueda soportar dificultades o crisis.

Otro ejemplo digno de mención del CBDC es el e-Peso uruguayo. La idea de una moneda digital surgió
principalmente de la necesidad de inclusión económica en el país, como parte de un programa creado en 2011, y  La Ley de Inclusión Financiera aprobada en 2014, que tenía como objetivos principales el acceso universal a la moneda, la formalización del mercado laboral y la mejora de la eficiencia de los sistemas de pago.

 

Dado que el acceso a los servicios bancarios se ha incrementado en los últimos años en Uruguay, también ha crecido el uso de tarjetas de débito y crédito, terminales de puntos de venta, cajeros automáticos y transferencias entre bancos. Esto pone de relieve la
discrepancias que se crean por un sistema financiero basado en la competencia financiera, en el que ciertas condiciones y términos no cubren necesariamente las necesidades de la mayoría de la población, y esta es la razón principal por la que la propuesta de un sistema monetario unificado es bien recibida.

El proyecto, que ya cuenta con el apoyo de empresas internacionales (IBM), redes nacionales de pago (Redpagos) y el Banco Central del Uruguay, está diseñado para no requerir una conexión activa a Internet, mantener las transacciones anónimas pero rastreables y ofrecer una liquidación instantánea, junto con otras mejoras en la seguridad en comparación con el efectivo.

Después de un programa piloto que duró desde noviembre de 2017 hasta abril de 2018, concluyeron que hay
pruebas del alcance del e-Peso a las zonas más aisladas del país, y que la principal causa de interés es el costo de las plataformas actuales. Sin embargo, hay cuestiones que aún deben debatirse, como el impacto que la adopción del e-Peso podría tener en las empresas existentes o sus posibles repercusiones en la evasión de impuestos.


IV.DISCUSIÓN ACTUAL

La popularización del concepto de CBDC trajo consigo un debate sobre si estos son realmente
necesario, si sólo son una forma de que los bancos centrales estrechen su control sobre sus economías contra la
la popularización de las criptocracias y cómo pueden resistir a los atractivos sistemas descentralizados.
En un informe publicado por el Foro Económico Mundial se destaca que la adopción de la CDB ofrece la posibilidad de efectuar pagos nacionales y transfronterizos más rápidos y más baratos, ya que no hay costos de producción asociados a las monedas electrónicas, de mejorar las funcionalidades ALD/CCC para prevenir la evasión y el fraude fiscal y de ofrecer alternativas a las tecnologías de pago digital que ofrece el sector privado.


Por otra parte, también señalan el potencial de exclusión de las poblaciones que no están dispuestas o no pueden adoptar plenamente el CBDC, lo que podría marginarlas aún más, la mayor exposición y vulnerabilidad a los ciberataques y los cortes de electricidad, y que un CBDC basado en la cadena de bloqueo también amplificaría los problemas que están intrínsecamente asociados a la cadena de bloqueo: la escalabilidad, la confidencialidad, la gestión de claves y la velocidad de las transacciones.

En contraste con este punto, hay ejemplos que muestran una mayor adopción de las criptodivisas como alternativas al dinero emitido centralmente en países con economías inestables. Algunos ejemplos son la gran cantidad de personas que no tienen acceso a los sistemas bancarios actuales (unos 600 millones que viven en el África subsahariana) o los que buscan refugio de la hiperinflación (por ejemplo
venezolanos que invierten cerca de 17.100 millones de bolívares en el BTC en los primeros días de 201911)


V. CONCLUSIÓN


Como sociedad, no podemos ignorar la importancia de disminuir los límites en los pagos y
transacciones a las que nos hemos acostumbrado. Si la sociedad sigue avanzando hacia un estado más globalizado, la disponibilidad de monedas que puedan utilizarse en múltiples servicios locales, regionales e internacionales se convierte en una necesidad, y las monedas digitales podrían ser un primer paso adecuado hacia un sistema financiero que pueda cubrir las necesidades de sus usuarios.

Sin embargo, no se pueden ignorar los problemas y situaciones de las sociedades dentro de los países, ya que las soluciones a los problemas de distribución de la riqueza y el acceso a los servicios bancarios no pueden delegarse a iniciativas o proyectos internacionales que tengan por objeto establecer servicios de pago. La idea que subyace en el CBDC está destinada a ser un compromiso entre los dos extremos del espectro: una visión de futuro,
forma adaptable de hacer que los servicios financieros estén disponibles para toda la población de un país sin perder el control necesario sobre las cuestiones que pueden definir el curso de sus economías en los años o décadas siguientes.

VI.REFERENCIAS

1. Ward, Orla; Rochemont Sabrina (2019) “Understanding Central Bank Digital Currencies (CBDC)”. Institute and Faculty of Actuaries.

2. Nakamoto, Satoshi (2009).

3. Retrieved from https://www.nbcnews.com/tech/ internet/bitcoin-loses-more-half-its-value-amid-cryptocrash-n844056

4. Davoodalhosseini, Mohammad; Rivadeneyra, Francisco; Zhu, Yu (2020) “CBDC and Monetary Policy”. Staff Analytical Note 2020-4. Bank of Canada.

5. Fleming, Michael J. (2012) “Federal Reserve Liquidity Provision during the Financial Crisis of 2007-2009”. Federal Reserve Bank of New York Staff Reports. No.563.

6. Barontini, Christian; Holden, Henry (2019) “Proceedin with caution – a survey on central bank digital currency”. BIS Papers. No. 101. Bank for International Settlements.

7. Armelius, Hann; Claussen, Carl; Hendry, Scott (2020) “Is central bank currency fundamental to the monetary system?”. Sveriges Riksbank Economic Review 2020:2.

8. Bergman, Mats (2020) “Competitive aspects of an ekrona”. Sveriges Riksbank Economic Review 2020:2.

9. Licandro, Gerardo (2018) “Uruguayan e-Peso on the
context of financial inclusion”.

10. World Economic Forum (2019) “Central Banks and Distributed Ledger Technology: How are Central Banks Exploring Blockchain Today?”.

11.Coino.biz (2019) “Venezuelans traded 17.1 billion Bolivars for Bitcoins during the last week”. Retrieved
from: https://coino.biz/bitcoin/venezuelans-traded-17-1- billion-bolivars-for-bitcoins-during-the-lastweek/#:~:text=Venezuelans%20traded%2017.1%20billion%20Bolivars,and%20Cryptocurrency%20news%20C OINO.biz

SiGMA Americas:

Tras el exitoso lanzamiento de SiGMA Europa (Malta) y SiGMA Asia (Manila), estamos lanzando el primer SiGMA AMÉRICA, que cubre las tres principales zonas horarias. La edición inaugural está fijada para el 22-24 de septiembre de 2020 con una cumbre virtual centrada en dos temas: SiGMA AMERICAS para la industria del juego y AIBC AMERICAS para la industria de la tecnología emergente. Queríamos proporcionar un contenido fresco, para ayudarte a navegar a través de estos tiempos turbulentos. Si estás explorando América como una nueva frontera o te preguntas qué soluciones tecnológicas adoptar, te tenemos cubierto: sintonízanos del 22 al 24 de septiembre de 2020.

Related Posts

Récord del Bitcoin en 2020

Bitcoin alcanza su máximo anual (16.718 $) y los comerciantes esperan que el valor siga subiendo por muchas razones La plataforma de comercio de ...